PROFESORADO DE ARTES VISUALES DEL INSTITUTO SUPERIOR SANTA ANA-

Olazábal 1440-Belgrano CABA- Argentina








Que la inspiración te encuentre trabajando.



Pablo Picasso

viernes, 23 de septiembre de 2011

La Primavera y el Arte

,

La Primavera de Sandro Botticelli, es una obra realizada por el pintor florentino,para decorar una de las estancias del castillo de Lorenzo de Pierfrancesco, miembro de la familia Médicis.Conservada en la Galería de los Uffizi de Florencia, fue realizada hacia 1482. Es una obra realizada al temple sobre tabla de grandes dimensiones (203 x 314 cm.), formato que en la época solía reservarse para laspinturas de tema sacro.

La ubicación elevada, colgada sobre un mueble, que originariamente tenía explica el punto de vista desde el cual están distribuidas las figuras, así como la altura de la línea del horizonte, algo más elevada de lo normal.


 
La interpretación más aceptada por los especialistas hace una lectura de la obra en clave
neoplatónica. En el centro de la composición aparece la figura de Venus (la Humanitas); en la zona
derecha una tríada de personajes con Céfiro (el viento, que representa el Amor, el ciclón de la
pasión) persiguiendo a la ninfa Cloris (la Castidad) convertida, tras ser poseída, en Flora o
Primavera (la Belleza), que esparce flores por el mundo. Sobre Venus se sitúa Cupido, el dios del
amor, que dirige su flecha a Castitas, figura central de tres Gracias, situadas a la izquierda, cuya
danza ilustra igualmente la belleza de la pasión amorosa. Castitas mira al dios Mercurio, mensajero
de los dioses y nexo de unión entre la tierra y el cielo, que aparta unas nubes (las del conocimiento
humano).
El significado profundo de este mensaje simbólico es el círculo neoplatónico del amor,
entendido como la propia esencia divina infundida en el universo. Se trata de un flujo que emana de
Dios y se manifiesta en la tierra como una fuerza vivificante, la pasión amorosa, por la que puede
accederse a la Belleza cuya contemplación nos conduce a las esferas superiores, al conocimiento y a la reabsorción con lo divino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario